Mil Años: Genesage "Para ver a Dios, cara a cara" (CHP 1:12)

Mil Años: Genesage "Para ver a Dios, cara a cara" (CHP 1:12)

Mil Años: Genesage "Para ver a Dios, cara a cara" (CHP 1:12)

Mira de ver.

Escuchar, pero escuchar.

Pensar, sino entender.

Caminar y considerar.

Usted puede saber lo que sé.

Eben llegó a la casa de su "" y se sentó por un momento en meditación silenciosa. Consideraba que su vida. Cada día, a él le gustaba hacer un balance de donde había estado y hacia dónde iba.Había tenido la suerte de Dios lo escogió para ser perdonado. Se alegró de ello.

Pero su corazón siempre fue trasladado con el pensamiento de aquellos que habían sido; Quede Atrás. [1] Se tomó tiempo para identificarse con el gran sufrimiento de la supervivencia había pasado. El hecho de que cada salida posible para la liberación se había llevado, incluso la muerte .... Eben sintió náuseas pensar en un hombre pecador ante Dios sin pecado.

Nadie nunca había pasado por un momento como eso. Nadie nunca de nuevo. Al menos eso es lo que Dios dijo.

Como un padre que considera sus hijos, se compadece de ellos, Eben a menudo se trasladó a la compasión por ellos cuando están solos. Si tan sólo se había librado de la miseria, la angustia, el sufrimiento que dio origen al Reino.

Sabía que era necesario, incluso merecido, pero compasivo sensibilidad le movió. Pensó en lo sesenta y nueve años después, los supervivientes todavía mostraba las cicatrices de las generaciones por venir.

Sólo el Rey se llevan sus cicatrices para siempre, pero en cuanto a la supervivencia, sabía de ellos eran de curación. La curación, pero a un ritmo muy lento. Por eso, los primeros años del reino fue involucrada en la sanación y la paz. Un retiro, un tiempo de tratamientocentrado en ellos.

   Cualquier persona hombre o mujer, joven o viejo, que "pasa a través de" la tribulación, todos fueron llevados a un lugar de descanso, un lugar de descanso.  Todos ellos fueron atendidos. Todos se les dio preferencia. Era un "tiempo de servicio". Los líderes de cada comunidad atendida. Aunque una vez le dijo que serían reyes, eran en realidad de todos los funcionarios.

Ningún líder de cualquier comunidad se opuso a servir a los necesitados. Habían ido a la cena de las bodas del Cordero. Allí, en el cielo, a la vista de legendaria gente de laBiblia, personajes históricos, familiares, amigos o enemigos, y aun los ángeles en el cielo, cada persona tenía sus pies bañados por el Hijo de Dios, el Hijo del Hombre.

Después de haber lavado los pies de Dios cambia cada persona que estaba allí para siempre.

El mismo Dios en el Cielo había enjugado toda lágrima.

Eben cada lágrima derramada, cada lágrima derramada todos los asistentes. El drama increíble se desarrolló como cada persona se presentó ante el rey.

Uno por uno a los asistentes llegaron antes de aquel a quien se les llamaba por su nombre. Cristo. Cristiana. Ellos vinieron a Jesús, tal como lo fueron y por un momento, ahí en el medio del cielo, una realización vino sobre ellos. Una realización que cambiaría el curso de la historia de la humanidad para siempre.

Ellos vinieron a él a quien sirve. El estaba junto a él a quien dijo que era su Señor. Cara a cara, se miró en el rostro de Dios.

Lo que vieron a la izquierda todo lo que se agita dentro de ellos.

Ni una sola palabra que cada uno se presentaron uno por uno ante el rey. Ni una palabra hablada, pero los resultados fueron los mismos.Se quedaron de lo que parecía toda una vida para la posición de la uno allí, pero en un lugar poco tiempo existían, lo que fue un día y lo que era de mil años?

Vinieron, se quedaron y vieron ... Jesús.

Cada uno, en ese momento de realización, que vio en sus ojos, su vida, "brilló" por así decirlo, ante sus ojos. Vieron a cada momento vio Dios, y lloró. Ellos vieron lo que había olvidado, pero Jesús no había.

Nadie se sentía vergüenza.

Todos sintieron como si hubieran pasado a través de los ojos como llamas de fuego. Fuego que se encuentra su vida, su vida entera, como una obra de Dios. Una obra no de sí mismos, una obra no de sus actos o logros, sino un trabajo por Dios a trabajar en ellas desde dentro.

Era todo acerca de su trabajo, no de ellos.

Todos fueron juzgados en la balanza y hallados faltos por el fuego de la mirada del Hijo de Dios en el Cielo. Sus ojos eran como el fuego, todos pasaron por su mirada.

Pero el Hijo del Hombre no dejarlos allí humillado o avergonzado.

No le dejan desnudo a su juicio o devastados por el sentimiento de culpa. Él sabía todo lo que pensaba que había hecho en el nombre del hijo se había ido en una sola mirada.

Él sabía todo lo que pensaron que se había convertido era consumido por la magnitud de la santidad en el Cielo. Él lo sabía y no dejarlos sin consuelo.

Lo que hizo a uno, que le hizo a todos. ¿Cómo se consoló uno, se consoló todos.

Cuando Eben se adelantó y experimentado lo que todo el mundo había. Él también sintió el fuego de su mirada lo consumen.Consumir a revelar a Eben toda su vida había sido. Eben lloró.

El Hijo del hombre, aunque en el momento de las lágrimas se levantó, se levantó a toda persona que avergonzado gritó tras el incendio de su mirada consumida historia de su vida. Se puso de pie como él había celebrado previamente a cada persona por los brazos. Cada uno de ellos cayó en sus brazos sollozando. Cada uno se sentía como Eben.

Sostuvo Eben caer. Ocupó por los brazos presionado a los lados. Lo tuvo para que pudiera ver la cara de Eben a cara. Sostuvo y miró a Eben directamente. Si no hubiera lugar a él, como todos los demás, se habrían caído. Caído como muerto de distancia. Sin embargo, sostuvo que así podría mirar al fondo de los ojos de cada uno.

Eben miró a los ojos deDios. Miró y se cayó. Esta vez cayó hacia adelante. Avanzar en los ojos, los ojos de Dios Todopoderoso. Cayó hacia adelante en la piscina de la atemporalidad que se desarrolló para él la vida sólo se vive perfectamente en todo el Universo entero.

La vida de Emmanuel. La encarnación de Dios mismo.

Vio la vida del Hijo del Hombre, el Hijo de Dios en la Tierra. Él vio todo eso y fue cambiado. Sería para siempre un recuerdo tan real como su propia vida. Tan real como la parte, ese segmento, que el tiempo de Jesús en la Tierra se convirtió en una memoria de los dos de ellos compartidos.

Jesús se secó las lágrimas en el rostro de Ebens con un beso. El beso de Dios limpió todos sus miedos. Fue un beso de amor del Dios de amor que cambió cada hombre y mujer, según salieron antes que él, para siempre.

Ellos nunca sería la misma, el Tribunal de Cristo fue el lugar de cada cumplen las cicatrices Hijo de Dios ..., cara a cara ..., y vivió.

Los "invitados al banquete" se encontró con Dios. Se convirtieron enuno con elHijo. Personalmente, físicamente, el rapto fue arrebatado con Aquel a quien tanto había deseado. Se estaba moviendo. Fue un cambio de vida. De una manera dolorosa.

Después de reunirse con Jesús, mientras que esperar a que otros lo mismo la experiencia de Dios, recordaron ..., que no estaba allí. Ser querido que había desaparecido. ¿Qué miembro de la familia no está presente. ¿Qué persona no lo logró.

Ni un solo ojo seco. No es un ojo seco por el Hijo de Dios. Todos y cada persona a cargo del Hijo del Hombre. Cada uno vio a Dios y se encontró cara a cara. A juzgar por él y en ese momento cambió.Cambió para siempre.

Pero también la realización sobria, seria, que si bien muchos eran realmente los llamados, pocos habían sido elegidos. Los pocos elegidos, aunque humillado por la que amaban, estaban tristes por los que Dios reveló que en la vida de Jesús que habían visto, cómo cada persona no está allí, había sido llamado.

Posted via email from The Last Call Digest

Translate

Search This Blog